lunes, 27 de junio de 2011

Es verano

Hace bastante calor. Abro la ventana pero la brisa es de fuego. Cierro la ventana.

Antes vivía en otro sitio. En una casa sin ventanas.

Un día salí y encontré a una mujer. Una compañera. Al ver mi casa, me dijo que yo era de gruta. Es cierto. Soy de gruta. De refugio.

Así que salí de mi gruta y me fui a vivir con mi compañera. Ella me hizo entender de qué va realmente la vida.

Con el tiempo me construí otra gruta, y poco a poco la arrastré adentro. Pero ella no es de gruta. Es de sol, de luz, de lluvia, de afuera. Y se fue porque tenía que irse. Porque tenía que salir. Y me dejó aquí.

Miro por la ventana. Está cerrada y es mejor. Afuera hace calor. Es verano.